8 de febrer de 2018

La ofensiva globalizadora contra los servicios. TiSA

  

Escrito por Sandra Soutto.
Economista y Técnico de Hacienda.


A veces la realidad supera la ficción, y este es el caso del TiSA, conocido también por las siglas ACS, es el acuerdo sobre el comercio de servicios, otro de los tratados de “libre comercio” que negocia la Unión Europea (UE) a espaldas de la ciudadanía. 
  
Cuadro1: Tratados de libre comercio.  Elaboración propia.


Con este tratado, como ocurría con el TTIP (tratado transatlántico de comercio e inversiones entre UE y EEUU), y con el TPP (tratado transpacífico de comercio e inversiones), se pretende otorgar a las multinacionales derechos ilimitados. En este caso para suministrar servicios desde el exterior, de comercio electrónico, financieros, de telecomunicaciones y entregas postales, lo que exigiría limitar las facultades de los gobiernos a reglamentar, para impedir que las obligaciones y controles estatales puedan limitar la obtención de beneficios a las multinacionales. Es decir, el TiSA pondría a disposición de las multinacionales, herramientas jurídicas que le permitirían obtener compensaciones económicas millonarias. 
 Cuadro2: Tratados Desiguales.  Textos de elaboración propia

Pero esto no es nuevo, ya que la Organización Mundial del Comercio (en adelante OMC), en 1995 impulsó el Acuerdo General de Servicios (AGCS ó GATS) para mercantilizar servicios como la educación, la salud, el transporte, el acceso al agua y a la energía. Sin embargo, la oposición de los países pobres a mercantilizar actividades imprescindibles para la vida humana y la acción ciudadana han ralentizado las privatizaciones a nivel mundial, hasta que en el 2012 un grupo liderado por países ricos y poderosos, llamado “Really Good Friends of Services”, retomó las negociaciones para acelerar las privatizaciones, evitando así a los países pobres. 


¿Qué son y qué representan para nosotros los servicios?



 Cuadro3: Concepto y características de los Servicios

Los servicios son un producto de la actividad humana que busca satisfacer la necesidad de otro, y como se lee en el cuadro 3, producción y consumo van unidos en el caso de los servicios, por lo que el actor es el trabajador, sin él no hay servicio. Motivo por el cual es heterogéneo, característica que ha de tenerse en cuenta en cualquier negociación. Ahora bien, como los servicios no son grabados con aranceles en frontera el objeto de este tratado no es la reducción arancelaria.


 
Además, vistos algunos datos de la estructura económica española, aproximadamente el 70% de la población activa española trabaja en el sector servicios (véase Cuadro 5), y el 74% de la producción española corresponde también al sector servicios (véase Cuadro 4) .








Cuadro 4: Fuente: Pampillón, Rafael. Estructura de la economía española por sectores económicos y empleo 2016, Economy Webllog 02.03.2017 http://economy.blogs.ie.edu/archives/2017/03/estructura-de-la-economia-espanola-por-sectores-economicos-y-empleo-2016/




Cuadro 5: Fuente INE 



 ¿Qué es el TiSA

En marzo de 2013 se iniciaron oficialmente las negociaciones del TiSA, que lleva más de una veintena de rondas de negociaciones y de las que conocemos muy poco, debido al pacto de confidencialidad que incluye, y que obliga a las partes a mantenerlo durante cinco años desde su entrada en vigor o fin de las negociaciones. Lo que conocemos es lo que algunos de los países negociadores han hecho público y las filtraciones de documentos por Wikileaks

Actualmente son 23 las partes que negocian, una de ellas es la UE, que representa a 28 países europeos. El detalle se presenta en el cuadro número 6, extraído de “TiSA. Juego Sucio” escrito por la profesora Jane Kelsey. En el cuadro, la “R” señala los países que se han retirado de la negociación, que hasta ahora son 3: Uruguay, Paraguay y Singapur. En cuanto al año que se lee junto a algunos de los países, se refiere el año en el que ellos se incorporaron a las negociaciones de este tratado.



Cuadro 6: Fuente: Kelsey, Jane. 
TiSA. Juego Sucio,.2017 UNI Global Union




Sin embargo, el protagonismo de las negociaciones recae sobre el “Equipo TiSA”, formado por los grupos de presión de multinacionales muy poderosas, y sus seis copresidentes corresponden a las siguientes firmas: Citigrup, MetLife, Liberty Mutual, IBM, UPS y Walmart.  
En el siguiente cuadro se puede ver el detalle, su fuente es “Los problemas del TiSA” de Scott Sinclair.


 
Cuadro 7: Fuente: Sinclair, Scott. Los problemas del TiSA. 2017 Rosa Luxemburg Stiftung 

 


El objetivo del “Equipo TiSA” es conseguir la libertad de movimientos de información, datos, capitales, servicios y temporalmente, de mano de obra.

Cuadro 8: Comercio de Servicios. Elaboración propia







 Cuadro 9: Tipos de Suministros. Elaboración propia



 

Asimismo, el “Equipo TiSA” quiere limitar la potestad de los gobiernos a legislar, obligándoles a solicitar un informe sobre la pertinencia de las normas que pretendan aplicar, a un órgano supranacional en el que participan los grupos de presión de las multinacionales, y que tendrá carácter vinculante. Por eso se dice que es un acuerdo en evolución, que obligaría a los gobiernos indefinidamente. Pero además, no está prevista la participación de los sindicatos ni de la ciudadanía  en este órgano. Entonce, quién defendería los intereses de los trabajadores, quién defendería los intereses de la ciudadanía. 

Este acuerdo previsiblemente presentaría una estructura muy compleja, por un lado un conjunto de normas centrales que regularan: el acceso al mercado, el trato nacional o no discriminatorio entre empresas nacionales y extranjeras (lo que limitaría la aplicación de políticas dirigidas a impulsar el desarrollo local y regional), la inversión extranjera, etc., que combina el uso de listas positivas y negativas [1], y afectará a todos los sectores. Por otro lado, el tratado cuenta con los anexos a estas normas, y además, con los anexos sectoriales. En los anexos a las normas tiene previsto regular la participación de los grupos de presión, y le llama “Transparencia”. Pero no está previsto regular los derechos laborales ni la participación sindical.

El TiSA potencia el desarrollo de un modelo económico ultra competitivo:
a)  Entre los países, por ofrecer a las multinacionales una menor tributación y una menor reglamentación,
b)  Entre los trabajadores, que se conformaran con menores salarios y la pérdida de los derechos laborales
c)  Entre las empresas nacionales que se verán obligadas a bajar sus precios y no podrán contar con ayudas y subvenciones de la Administración

Y también, cambiante, ya que el Equipo TiSA quiere que las normas sean neutrales respecto de la organización, la localización y la automatización, para favorecer el escaqueo fiscal.

Este modelo es potenciado por el comercio electrónico y los avances de la digitalización, donde se compra y se vende en línea, los datos personales son mercancía, los trabajadores son falsos independientes, prima la subcontratación y los contratos temporales, como en Uber o en Amazon. En resumen, un modelo que favorece la deslocalización, la irresponsabilidad societaria y la desigualdad, porque no permite garantizar los derechos humanos.


ALTERNATIVAS

Aunque aún no se ha firmado el acuerdo TiSA, las privatizaciones y la desigualdad siguen avanzando con la aplicación de las políticas neoliberales, es por eso que la lucha contra tratados como éste es una lucha por la igualdad, la privacidad, la democracia y el medioambiente.

Para luchar contra la desigualdad y garantizar una vida digna a todas las personas hemos de trabajar con el objetivo de facilitarles el acceso universal a los servicios públicos gratuitos de calidad, y para ello se han de revertir los servicios privatizados y crear todos aquellos servicios que contribuyan a mejorar la calidad de vida e impulsar el desarrollo local y regional. Porque de acordarse el TiSA no se podrían recuperar los servicios privatizados ni crear servicios nuevos, debido a determinadas cláusulas que contiene el tratado, como las llamadas: trinquete y statu quo [2] .

La satisfacción de las necesidades de las personas, los servicios públicos, no deben estar subordinados a criterios de eficiencia económica con el fin de maximizar beneficios empresariales, ni ser gestionados por agentes privados, y mucho menos multinacionales que gozan de derechos ilimitados, no respetan los derechos humanos ni el medioambiente. 

Los servicios públicos han de maximizar su calidad, y además, al ser el derecho al trabajo un derecho humano universalmente protegido, sólo la gestión pública-pública puede ofrecer mejores condiciones laborales a los trabajadores. Por tanto, los servicios públicos han de incrementar la oferta pública de empleo y los programas de formación a sus empleados, adecuándola a las necesidades a satisfacer de la ciudadanía.

También se debe tener en cuenta que cuando se revierten servicios a lo común, las subvenciones y los distintos tipos de ayudas públicas (por ejemplo, en I+D+i) que reciben los agentes privados para la gestión de los servicios, constituirían un ahorro que podría destinarse a fortalecer las instituciones públicas con mayor transparencia y eficacia, en lugar de pagar dividendos o contribuir a la especulación.

Pero sobre todo, es la gestión pública-pública la que tiene capacidad de avanzar en conocimiento y experiencia para satisfacer las necesidades de los ciudadanos, contribuyendo además a la democratización de la ciencia. 

Por todo ello, debemos de instar a nuestros representantes políticos y sindicales a que reviertan todos los servicios posibles a la gestión pública-pública, así como llamar a la ciudadanía, organizaciones y asociaciones, a organizarse para denunciar las privatizaciones, el TiSA, defender la democracia y los derechos humanos.





NOTAS

[1] Listas positiva en ellas se detallan servicios a los que se quieren aplicar la norma 
      Listas Negativas en ellas se detallan servicios a los que no se quieren aplicar la norma

[2]  Cláusula Statu quo: las normas de un sector no podrá ser más restrictiva, una vez entre en vigor el TiSA. Es decir, nNo permite las reversiones.
Cláusula TrinqueteSi un gobierno elimina la protección de una medida política, ningún gobierno posterior podrá restituirla.



Fuentes:
·         Sinclair, Scott. Los problemas del TiSA. 2017 Rosa Luxemburg Stiftung http://de.rosalux.eu/fileadmin/user_upload/Publications/2017/TISA-ES.pdf Kelsey, Jane. “TiSA. Juego Sucio”
·         Kelsey, Jane. TiSA. Juego Sucio,.2017 UNI Global Union http://www.thefutureworldofwork.org/media/35406/tisa-report-spanish-web.pdf