17 d’abril de 2016

Hablando de mitos.


por Sandra Soutto

La Comisión Europea (CE) tiene en marcha una campaña de concienciación sobre el TTIP (Tratado Transatlántico de comercio e inversión entre EEUU y la UE), dirigido sobre todo a las pequeñas y medianas empresas, bajo el argumento de que la reducción de "burocracia" en las aduanas les permitirá beneficiarse de un modelo económico exportador. Claro que para exportar es necesario que otros quieran importar, es decir, en este tipo de modelos para que uno gane otro tiene que perder. 

¿Quienes son los perdedores en este modelo? 

Nada se dice de quienes pueden salir perjudicados en este modelo de ganadores y perdedores, ni se analizan los efectos o los riesgos que puede tener este tratado sobre la pequeña y mediana empresa, cuando éstas representan el 99% de las empresas existentes en España y generan el 66% de los puestos de trabajo existentes. Se trata, en su mayoría, de empresas familiares y de reducidas dimensiones que como máximo emplean a cinco trabajadores. Su producción  se dirige básicamente al mercado nacional y aproximadamente sólo un 25% de éstas exportan. La mayor parte de estas exportaciones se destinan a los estados miembros de la UE, y sólo una minoría exporta fuera de la UE. En general las PYMES españolas carecen de recursos humanos y financieros suficientes para la exportación trasatlántica.
.
Así, las empresas del estado español se deberán enfrentar a las estadounidenses, capaces de ofrecer sus productos a precios más bajos, debido a sus menores costes de  producción, entre ellos los salarios de sus trabajadores. Además, en muchas ocasiones sus productos penetran en otros mercados a  través de grandes superficies comerciales acusadas de practicar ventas por debajo de coste para ganar cuotas de mercado.

La CE le llama ATCI, al acuerdo transatlántico de comercio e inversiones (TTIP).




La CE califica como Mito
Dice la CE
Hechos constatables con tratados en vigor (ejemplo: NAFTA o TCLAN)
1.Normas: ahora y en el futuro
«La ATCI debilitará las estrictas normas de la UE que protegen a las personas y el planeta.»
Las normas de la UE simplemente no son objeto de negociación. La ATCI las respetará en su totalidad.
Si no hay armonización normativa entre EEUU y UE, subsistirán ambas normas (reconocimiento mutuo). En los sectores donde no se reconozca el derecho a regular de los Estados, las discrepancias podrán dar lugar a la interposición demandas arbitrales contra las normas (ISDS/ICS).
2.Seguridad alimentaria
«La ATCI supondrá un descenso del nivel de seguridad alimentaria en Europa»
La ATCI respetará plenamente las normas de seguridad alimentaria y la manera cómo la UE las establece.
El reconocimiento mutuo de ambas normativas hará que circulen productos con distintos niveles de seguridad, y la competencia en precios hará que acaben prevaleciendo los productos con menor seguridad.
3. Aranceles
«Los aranceles entre la UE y los EE.UU. ya son bajos. La ATCI no es más que un pretexto para desmantelar la normativa de la UE.»
Algunos sectores de la industria de la UE aún adolecen de aranceles elevados que encarecen el comercio de mercancías.
La reducción o eliminación de aranceles provocará el descenso de los precios de los productos importados, obligando a la industria local a abaratar costes (reducción de salarios y aumento de precarización laboral) para poder competir con los productos estadounidenses, renunciando así a la protección de la economía local sino se adopta otras medidas. Pero además, la disminución en la recaudación tributaria del Estado puede impulsar el aumento de impuestos nacionales..
4.Derecho de los gobiernos a regular
«La ATCI permitiría a las potentes empresas de Estados Unidos interponer demandas contra los gobiernos a su antojo».
La ATCI reforzaría y haría más estricto el sistema existente de resolución de litigios entre las empresas extranjeras y los gobiernos.
El TTIP impone una justicia paralela a la nacional e internacional, para proteger la inversión extranjera, discriminando a favor de la inversión extranjera frente a la local (ISDS/ICS).
5.Servicios públicos
«La ATCI obligará a los Gobiernos de la UE a privatizar los servicios públicos de los que todos dependemos.»
Todos los acuerdos comerciales de la UE dejan libertad a los gobiernos para gestionar los servicios públicos tal como lo deseen.
El TTIP parece respetar los servicios públicos que se hayan incluido en una "lista negativa", pero todo aquel servicio que no se incluya podrá ser privatizado. Y en aplicación de la cláusula "trinquete" estos servicios jamás podrán ser recuperados para el sector público. No olvidemos que el tratado de la UE no habla de servicios públicos, sino de servicios de interés general (SIG) y que prima el coste necesario como criterio, frente al interés general.
6.Diversidad cultural
«La ATCI significará el final del cine europeo y de otras industrias creativas.»
La ATCI respetará las industrias culturales con su diversidad y características propias
Es cierto y ,ha sido gracias a Francia que impuso un veto para poder seguir protegiendo determinadas industrias culturales. Pero entre estos mitos nada se dice de algunas pretensiones de la industria farmacéutica como, alargar la vida de las patentes y la propiedad intelectual. Recordemos que el ACTA  (acuerdo comercial de lucha contra la falsificación) se incluye íntegramente en el CETA (Acuerdo de comercio entre la UE y Canadá) pendiente de ratificación.
7.Desarrollo sostenible
«La ATCI supondrá una carrera a la baja en materia de medio ambiente y derechos laborales de las personas.»
Queremos dedicar un capítulo específico en la ATCI a impulsar el desarrollo sostenible.
El aumento del comercio transatlántico supondrá un aumento de emisiones de gases efecto invernadero producidas por el aumento del transporte, además, el TTIP impulsaría la liberalización del mercado de las energías fósiles frente a las renovables, ya que estas últimas no pueden ser objeto de comercio trasatlántico.
8.Países en desarrollo
«La ATCI ayudará a los exportadores de la UE y de los EE.UU., pero los países en desarrollo se verán perjudicados.»
Algunos estudios independientes señalan que también se beneficiarían otros países.
La bajada de precios que impone el TTIP obligará al resto de los países a bajar también los suyos para poder entrar en el mercado, perjudicando sobre todo a los países en desarrollo poseedores de materias primas. Además, el modelo de deslocalización que han consolidado otros tratados es el de las maquilas para la explotación de mano de obra que puede provocar un aumento de los flujos migratorios.
9.Transparencia e influencia
«Los ciudadanos de a pie no tienen ni idea de lo que se debate: son las grandes empresas las que cortan el bacalao en la ATCI.»
Las negociaciones sobre la ATCI son las más abiertas que nunca se hayan celebrado en un acuerdo comercial y nuestros negociadores están procediendo a una amplia consulta.
Y sin embargo, la ciudadanía desconoce la existencia del TTIP, del CETA y el TiSA (en las últimas encuestas publicadas resulta que casi un 70% de la población los desconoce).
Por otra parte, a las salas habilitadas para consultar los documentos del tratado sólo tendrán  acceso los diputados y los funcionarios de la Administración General del Estado que por su trabajo necesiten conocer su contenido 
10.Control democrático
«Los Gobiernos y los políticos carecen de control sobre lo que los negociadores están cocinando.»
Los Gobiernos y los diputados del Europarlamento son fundamentales para el proceso de la ATCI — y tienen la última palabra.
Los gobiernos de los estados han nombrado a los equipos negociadores del tratado a los que influyen, pero los europarlamentarios no sólo no participan en las negociaciones sino que deberán decir "SI" o "NO" al conjunto de normas que componen el tratado sin poder proponer modificaciones o enmiendas.


Con este análisis queremos también responder a la carta que la CE ha remitido a algunos de los Ayuntamientos que se declararon libres de TTIP-CETA-TiSA, en la que pretende resolver algunos de los temores que dichos Ayuntamientos expresaron en sus mociones.