12 de desembre de 2015

Reacción de Attac Francia al Acuerdo de París



 
por Maxime Combes 

En momentos difíciles, se espera de una conferencia internacional que tome decisiones valientes y visionarias. Este no es el caso de la COP21, con un acuerdo muy por debajo del cambio de rumbo requerido. Al estado de urgencia climática, el acuerdo de París opone un bricolaje constituido por la suma de los egoísmos nacionales, tanto en materia de financiación como en los objetivos de reducción de las emisiones. No hace falta olvidar lo esencial: el acuerdo de París confirma un recalentamiento climático superior a 3°C, sin dotarse de los dispositivos para volver sobre una trayectoria inferior a 1,5°C o por lo menos a 2°C.

François Hollande deseaba que se recordase la COP21 como el momento que desencadenó una «revolución climática». En muchos de los puntos, el acuerdo de París se decanta por las opciones más conservadoras y menos ambiciosas de entre las presentadas en el texto de negociación. El acuerdo de París valida una cosa positiva: los 195 estados del planeta están de acuerdo en mantener un marco internacional y multilateral –aunque muy debilitado– de «gobernanza del clima»: para cambiar verdaderamente el escenario, es urgente que las reglas y principios de organización de la economía mundial y del comercio internacional sean sometidas al objetivo climático.

Análisis del texto sobre la base de los adjetivos utilizados por Laurent Fabius y François Hollande.

El acuerdo de París ¿es ambicioso?

 - Ratificando  las contribuciones nacionales que conducen hacia un recalentamiento superior a 3°C, la COP21 se muestra incapaz de desactivar la bomba climática.

 - El objetivo de 1,5°C, que no es un objetivo obligatorio, es incapaz de ocultar la ausencia de compromisos cifrados de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para los años venideros (art. 2).

 - No se menciona ninguna fecha para el pico de las emisiones y el objetivo a largo plazo, esperado para 2050, se pospone para la segunda mitad del siglo; la formulación del objetivo a largo plazo abre la puerta a la utilización masiva de técnicas inapropiadas tales como el almacenaje y el secuestro del carbono, la compensación de carbono y la geoingeniería.

Sin una hoja de ruta claramente establecida, sin mención de los puntos de paso entre 2020 y 2050 fijados por el Panel Internacional del Cambio Climático para volver sobre una trayectoria inferior a 2°C, el acuerdo de París pone en peligro el mero derecho a vivir de numerosas poblaciones en todo el planeta.

El acuerdo de París ¿está dotado de medios suficientes?

 - Ausencia de los 100.000 millones de dólares como nivel mínimo de financiación en el acuerdo de París, relegados al texto de decisión de la COP21, y por tanto, sometido a nuevos arbitrajes futuros, sin fuerza vinculante y sin mejoras respecto a Copenhague .

 - Carencia de transparencia y de previsibilidad de la financiación para después de 2020: ninguna mención de los términos «nuevos» y «adicionales» para sugerir  financiaciones futuras, en contradicción con la Convención, tan solo están los términos «adecuados» y «previsibles».

 - Ausencia de reajustes en beneficio de la adaptación.

Después de 25 años de negociación, y mientras que no han desbloqueado nunca la financiación necesaria, los países ricos, históricamente responsables del recalentamiento climático, intentan desentenderse de sus responsabilidades.

El acuerdo de París ¿hace «justicia climática»?

 - Supresión de las referencias a los derechos humanos y de las poblaciones indígenas, y a una transición justa en los artículos del acuerdo de París, relegadas a los preámbulos.

 - Claro debilitamiento del mecanismo de «pérdidas y daños», ya que todo lo que implique responsabilidades jurídicas (liabilities) ha sido retirado de este acuerdo.

El debilitamiento del mecanismo de pérdidas y daños suena como una confesión de culpabilidad de los países responsables del caos climático.

El acuerdo de París ¿es universal?

 - Los sectores de la aviación civil y del transporte marítimo, responsables de cerca de 10 % de las emisiones mundiales (equivalentes a las de Alemania y Corea del Sur) son eximidos de todo objetivo.

 - Numerosas contribuciones de los Estados, sobre todo de los países más desprovistos, dependen de financiación adicional para llevar a cabo su transición energética y las políticas de adaptación: ésta financiación no se ha incluido y no está garantizada en el futuro.

El Acuerdo de París no se dota de los medios para ser universal y renuncia a atacar la máquina del calentamiento del planeta que constituye la globalización económica y financiera.

El acuerdo de París ¿es jurídicamente vinculante?

 - El acuerdo de París no transforma las contribuciones nacionales en compromisos obligatorios y los mecanismos de revisión de los compromisos son débilmente vinculantes.

 - Ningún mecanismo sancionador es puesto en marcha para sancionar a los Estados que no adopten compromisos suficientes, que no los cumplan o que se negaran a revisarlos al alza.

Mientras que los acuerdos de liberalización de comercio y de inversión sancionan a los países cuando no respetan sus reglas, no hay nada de eso en la lucha contra las emisiones de gases de efecto de invernadero.

El acuerdo de París ¿es dinámico?

 - Será imposible añadir en los años futuros todo lo que no esté en el texto del acuerdo de París (100.000 millones de dólares como nivel mínimo de financiación…).
  - Están previstos inventarios (stocktaking) cada 5 años, pero la puesta en marcha de las revisiones al alza queda pendiente de la interpretación del texto y de la buena voluntad de los Estados.

El acuerdo de París ¿es diferenciado?

 - Con la puesta en marcha de las contribuciones nacionales, los Estados han aceptado en Lima una auto-diferenciación en materia de reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero: cada país pone sobre la mesa lo que desea.

 - En materia de financiación, mientras que la Convención-marco preveía que los países históricamente más emisores desbloquearan la financiación necesaria para la adaptación y la mitigación en los países que lo necesitasen, los Estados Unidos y sus aliados han intentado la demolición de estos principios de la Convención.

El acuerdo de París ¿es equilibrado?

 - No hay ningún mecanismo claramente definido para facilitar la transferencia tecnología, sobre todo para levantar las barreras al acceso generadas por los derechos de propiedad intelectual.

 - Se permite a los países, sobre todo a los más emisores, utilizar mecanismos de compensación de carbono para alcanzar sus objetivos, en detrimento de una reducción doméstica de las emisiones.

 -  Mantenimiento de la referencia al «crecimiento económico» (art. 10)