15 d’octubre de 2015

Susan George: "El TTIP, como los vampiros, muere con la luz"



Ángel Sáez / Baandú Vila-real

15/10/2015.


Susan George explica en Vila-real los peligros de dejar el poder en manos de las multinacionales. En su cruzada contra el tratado ha reunido 3 millones de firmas.



La doctora en Ciencias Políticas, filósofa y escritora Susan George impartió ayer una didáctica conferencia en la que con datos y argumentos contrastados fue desgranando el peligro que supone para la libertad de los gobiernos de los países y para los ciudadanos la aprobación del TTIP, el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones, que negocian la Unión Europea y Estados Unidos. Un tratado de libre comercio que supone una amenaza real para la democracia, ya que deja el poder de legislar y juzgar en manos de las multinacionales. La charla abrió el ciclo de Conferencias Blancas, organizado por el Centro Asociado de la UNED en la ciudad con la colaboración del Ayuntamiento de Vila-real.


Pese a esta amenaza tan fuerte, Susan George, que a sus 81 años desprende una energía contagiosa, dejó un mensaje para la esperanza: "Podemos evitarlo a través de la campaña Drácula, porque el TTIP es como los vampiros, cuando se expone a la luz el tratado muere". De ahí, dijo, la importancia de explicar sus contenidos y consecuencias a la ciudadanía, ya que todas las negociaciones se están haciendo de espaldas a la población.


"Hemos recogido ya más de 3 millones de firmas de 23 países  y en todos los países se ha cumplido la cuota exigida para que se pudiera convertir en una iniciativa legislativa europea, a pesar de que la Unión Europea nos negó el permiso para consultar a la ciudadanía". Y añade con seguridad: "Podemos parar el tratado". 


Para finalizar acaba con una cita de Tony Benn, en su discurso de  despedida del Parlamento Británico: "En el transcurso de mi vida he planteado cinco breves preguntas democráticas... [Preguntad a una persona poderosa] ¿Qué poder ha obtenido? ¿De dónde lo obtuvo? ¿En interés de quién lo ejerce? ¿Ante quién rinde cuentas? ¿Y cómo podemos desembarazarnos de usted? Si no te puedes desembarazar de las personas que te gobiernan, no vives en un sistema democrático".




 MILLONES DE AGRICULTORES PERDERÍAN SU EMPLEO




Según indica Susan George, el TTIP no es un tratado de comercio realmente. La excepción es la agricultura. A su juicio, los aranceles europeos a los productos agroalimentarios existen y están justificados, porque los norteamericanos están muy subvencionados y en el caso de la soja y el maíz modificados genéticamente. "Si aceptamos lo que nos piden, que bajemos los aranceles de los productos agrícolas, perderíamos entre 2 y 3 millones de agricultores de los 13,8 millones que hay en la Unión Europea", asegura. La experta dice que es imposible que los pequeños agricultores compitan con la agroindustria norteamericana, que dispone de un gran capital. "Es como si un bebé lucha en el ring contra un peso pesado". Por ello, afirma que se deben dejar los aranceles tal y como están.



UN PELIGRO PARA LA SALUD Y EL MEDIO AMBIENTE



Las normas nacen de filosofías diferentes en Estados Unidos y Europa, subraya Susan George. Así, en Norteamérica una agencia regulatoria acepta casi siempre lo que el fabricante dice de su producto y pasa a ser ley. En Europa, en cambio, existe el principio de precaución: "Si no existe seguridad de que ese producto afecte a la salud o el medio ambiente, se dice que no al fabricante, que es el que tiene que demostrar que es seguro antes de que se apruebe su comercialización". Así, con el TTIP las familias europeas sufrirían la llegada de alimentos genéticamente modificados, ya que no se debe demostrar su peligrosidad para la salud. Susan George pone un ejemplo: "En los últimos 40 años los países europeos han rechazado 1.200 productos químicos y Estados Unidos solo 5".

 



LA TOMA DEL PODER JUDICIAL



En su conferencia Susan George puntualizó que actualmente ya existen 3 billones de dólares de inversión entre Europa y Estados Unidos. "Pero estos inversores quieren más privilegios de los que tienen y de eso va el tratado". "Y en particular quieren cambiar la estructura judicial y que las disputas por problemas de inversiones sean decididas por tribunales de arbitraje privados", resalta. Un sistema, explica, que va solo en una dirección, los inversores pueden denunciar a los estados pero no al revés. "Un sistema secreto en el que no tienen por qué publicar los procesos y además los abogados, que son privados, pueden actuar de abogados, árbitros o asesores de las empresas y estados". 


Así, puso varios ejemplos de este sistema de resolución de disputas entre inversores y estados.  Ecuador contestó a una compañía petrolera que no podía hacer exploraciones porque se trataba de una zona protegida. La compañía denunció a Ecuador y este país tuvo que pagar una gran cantidad de dinero que decidió un tribunal de arbitraje. En otro ejemplo y bajo otro tratado, una empresa demandó a Egipto porque había subido el salario mínimo a los trabajadores. "En el texto de los tratados las definiciones son muy vagas y está el concepto de expropiación parcial. Por tanto, la empresa dijo que le iba a costar pagar más a los trabajadores y que le estaban expropiando", explica Susan George ante la incredulidad del auditorio. Son conceptos difusos a juicio de los árbitros para saber si las expectativas legítimas de negocio de la empresa se han cumplido. Otro concepto vago, añade, es el de trato justo y equitativo.


ATAQUE A LA CAPACIDAD DE LEGISLAR DE LOS ESTADOS



Por otro lado, Susan George asegura que el TTIP es un ataque a la capacidad de legislar de los Estados ya que permite a las compañías estar presentes en el proceso en el que se elaboran las normas para imponer sus intereses. "Esto es especialmente peligroso en la lucha contra el cambio climático. Si se aprueba el tratado y un gobierno decide limitar las emisiones de las empresas, se vería ante un alud ingente de demandas. Es una amenaza al poder legislativo de los países porque pueden ser muy caros estos procesos judiciales, algo peligroso para los países pequeños y más pobres".

Una medida que afecta a todos. Así, si el Ayuntamiento de Vila-real quiere construir un edificio público estaría impedido de contratar a empresas locales y tendría que abrir la licitación a empresas extranjeras de cualquier condición. "El tratado se aplicaría a todos los niveles de gobierno, estatal, autonómico y local", puntualiza. Por ejemplo, Eslovaquia quiso recuperar el servicio público de sanidad y las empresas le demandaron por 30 millones de euros. "Estos tratados son irreversibles una vez aprobados ya que suponen unas grandes dificultades para revertir lo que se ha privatizado", comenta Susan George.






NEGOCIACIÓN EN SECRETO Y DE ESPALDAS A LA POBLACIÓN



Finalmente, Susan George indicó que todas las negociaciones sobre el TTIP se están realizando de espaldas a la población, sin consular a la sociedad civil y con mucha desinformación hacia los gobiernos. "Existe una coincidencia de intereses entre la comisión y los círculos empresariales". "Se han realizado ya 127 reuniones preparatorias en las que los negociadores estaban presentes por las empresas y solo en el 7% estuvo presente la sociedad civil".





ATTAC, asociación sin ánimo de lucro, denuncia que el pasado 5 de noviembre fue publicada en el BOE la Ley 21/2014, de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil, en virtud de la cual la reproducción total o parcial, así como la descarga del material de esta página es susceptible de ser gravado por un canon a cobrar por CEDRO, en contra de nuestra voluntad, y por tanto solicitamos su inmediata derogación.          
 
ATTAC Castelló no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.