8 de juliol de 2014

Lento crecimiento de la zona euro mantiene alto el desempleo, en España se mantiene en 25,1%

Marco Antonio Moreno – Consejo Científico de ATTAC España


La tasa de desempleo en la zona euro de 18 naciones fue en mayo de 11,6 por ciento, idéntica a la tasa revisada del mes de abril, de acuerdo a los datos de Eurostat entregados esta mañana. La agencia de estadísticas de la Unión Europea señala que los datos del mercado del trabajo subrayan el lento ritmo de la recuperación económica en la zona euro. En las 28 naciones de la Unión Europea, la tasa de desempleo en mayo se redujo ligeramente hasta el 10,3 por ciento desde una cifra revisada de 10,4 por ciento en abril, lo que significa que 25,2 millones de personas estaban sin trabajo en mayo. De ellos, 18,6 millones se encontraban en la zona euro. El desempleo en España se mantuvo en 25,1 por ciento, liderando el desempleo en Europa, después de Grecia, al igual que el mes anterior. El desempleo en la zona euro ha caído lentamente desde su máximo de 12 por ciento el año pasado, pero se mantiene muy por debajo de las tasas inferiores al 8 por ciento que prevalecían antes de la crisis financiera iniciada en 2008. El crecimiento sigue siendo lento o inexistente en gran parte de la zona euro, y las empresas no están dispuestas a contratar en un ambiente de clara incertidumbre. Este alto y persistente desempleo masivo causará un serio daño a largo plazo que va más allá del costo humano inmediato.

 http://www.attac.es/wp-content/uploads/2014/07/650_1000_desempleo-espa%C3%B1a-mayo2014.jpg


Cuando las personas están sin trabajo durante mucho tiempo, las habilidades de las personas se vuelven obsoletas, los trabajadores se desilusionan y la propia inercia del desempleo hace que cada vez sea más difícil volver al trabajo. Por eso el desempleo es una mala noticia para las economías europeas, más aún cuando se enfrentan a un problema demográfico en el envejecimiento de sus ciudadanos y se debe mantener a la gente trabajando para financiar su sistema de apoyo a la asistencia social.


El problema es particularmente grave en la juventud, donde el paro juvenil supera el 50 por ciento. Este fenómeno está incubando una fuerte crisis social que provocará nuevas convulsiones. El costo de rescatar al sistema financiero y olvidar la estabilidad del recurso humano está creando una profunda bifurcación de clases y un enorme abismo de pobreza.