11 de maig de 2014

Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados (JASP) en el 1º de Mayo

Rober Gonpane

En los noventa también hubo una importante crisis de empleo y ya se decía todo lo que repiten ahora a diario: las rigideces estructurales de nuestro mercado laboral, la escasa formación de nuestra fuerza de trabajo, el drama que supone tener en paro a la generación de jóvenes mejor preparados de la historia... no voy ahora a entretenerme en calificar estas "cantinelas".

El caso es que yo fui uno de esos "JASP - Joven Aunque Sobradamente Preparado" que al terminar la carrera universitaria buscaba su primer empleo. Una inteligente campaña de una marca automovilística, lanzó una serie especial de su modelo de coche más juvenil, para capitalizar los primeros ahorros de los que encontraban trabajo y de paso, marcar diferencias entre las oportunidades laborales de los jóvenes universitarios y el resto.


Por aquel entonces las universidades privadas tenían casi todo por hacer en España y las públicas tenían un gran prestigio y generaba ya una cantidad de titulados que el mercado laboral no absorbía. La burbuja universitaria se veía venir desde hace más de 20 años y a medida que se fuera devaluando la posesión de un título universitario, estaba claro que la oferta formativa se dispararía y que la financiarización de la vida impondría el convertir la educación en un negocio.

¿Quién podía ser tan ingenuo como para pensar que el sector privado no iba a explotar la desesperación de millones jóvenes que vieran incierto su futuro laboral? ¿Cómo no completar tus estudios con "añadidos formativos" que de paso justifiquen que haces algo útil mientras no encuentran trabajo?

Muchos jóvenes (y no tan jóvenes) se cuestionan (o peor aún ni siquiera se lo plantean) por qué se hacen las manifestaciones del 1º de Mayo; la mayoría de la gente ni sabe, ni le importa lo que significa esta fiesta. Es más, lamentablemente muchos se hacen eco de la campaña neoliberal contra los sindicatos y aprovechan para sacar pecho como indignados, marcando distancias con los sindicatos en una fecha tan importante para todos los trabajadores. Olvidan que el Primero de Mayo es básicamente un símbolo de la eterna lucha de clases que, por cierto, en los últimos años está siendo claramente ganada por el Capitalismo Global.

Es bueno recordar porqué se hacen las cosas, por si alguien quiera confundirnos banalizando los hechos, el contexto y los motivos: ¿Por qué celebramos el 1º de Mayo?  
En este interesante artículo se recuerda el hecho histórico concreto pero repito, lo importante es el sentido de unidad de la clase trabajadora como contraposición, ya no a la "clase empresarial" sino a la "clase de Davos" (como la llama Susan George) que gracias al Casino Financiero en el que han convertido el Mercado Global, también es enemiga de los empresarios de la economía real (los que crean riqueza útil y puestos de trabajo) que ven como sus pequeños y medianos negocios terminan en manos de Bancos y grandes grupos multinacionales. 

Cuando empecé a trabajar ¡a finales del pasado milenio! trabajaba de 8:30 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 (salvo los Viernes que era un "chollo" porque salíamos una hora antes). Luego conseguimos una buena mejora en el horario y casi nos acercarnos a las 40 horas semanales que marcaba la Ley. Eran años en los que los jóvenes veíamos con asombro (y cierta indignación dada la progresiva precarización del mercado laboral) que se hablara en Europa abiertamente de la jornada de 35 horas, ilusión que nunca llegó a ser un hecho salvo para algunos trabajadores del sector público, pero dio argumentos a los fundamentalistas de la revolución Neoliberal.

Veinte años después (que según para qué son mucho o no son nada) y sobre todo con la intensa ofensiva neoliberal posterior a la crisis, nos están dejando un mercado laboral financiarizado en el que me siento privilegiado de tener unas condiciones laborales razonables que mis hijos tendrán muy difícil conseguir.

Y pasado otro puente del Primero de Mayo en el que casi nadie valora su contenido político-social, la falta de unidad de los trabajadores del mundo permite que sigamos avanzando en este ingenioso "nuevo modelo esclavista" en el que los trabajadores se creen libres porque se les deja consumir lo que pueden permitirse comprar.

No hay peor esclavo que el que se cree libre ni humano más triste que el que se resigna a no luchar por la felicidad y la libertad.




Fuente: http://www.noeslomismo.org/

ATTAC Castelló no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.