2 de gener de 2014

Dos teorías sobre el dinero




El pasado 11 de diciembre, Jorge Amar Benet (Coordinador de la Comisión JUFIGLO de ATTAC ESPAÑA), expuso un análisis sobre la Teoría Monetaria Moderna (MMT) o Neocartalismo titulado: Dos teorías sobre el dinero.

 

 

 

 

ALGUNOS CONCEPTOS PREVIOS


¿Que es el dinero?

La economía clásica concibe el dinero como una mercancia que permite superar la rigidez del trueque en los intercambios. Pero además, el dinero es una unidad de cuenta y un depósito de valor, que tradicionalmente ha sido una pieza de metal o un documento redimible en una cantidad de metal. 

Desde que Nixon declaró la no convertibilidad del dólar en oro, y el resto de los estados le siguieron, hemos estado utilizando el dinero como si no hubiera pasado nada.

.
¿Por qué es aceptado el dinero?

Existe otro enfoque sobre el dinero que es el del Cartalismo , para el cual el dinero es fiduciario. 

Se entiende por dinero fiduciario aquel que se basa en la fe y la confianza de la sociedad, es decir, que no se respalda por metales preciosos ni nada que no sea una promesa de pago por parte de la entidad emisora.

En la actualidad es un hecho que el dinero, es decir, tanto los billetes y monedas que tenemos en nuestros bolsillos como los saldos que tenemos anotados en nuestras cuentas bancarias, no basan su valor en la existencia de una contrapartida en oro, plata o cualquier otro metal noble o valores, ni en su valor intrínseco, sino simplemente en su declaración como dinero por el Estado y también en el crédito y la confianza (la fe en su futura aceptación) que inspira. Sin esta declaración, la moneda no tendría ningún valor: el dinero fiduciario sería entonces tan poco valioso como el pedazo de papel en el que está impreso.

¿Cual es la relación del Estado con el dinero?

El dinero es una forma de soberanía, y, como tal, no puede ser entendido sin referencia al Estado, dicen los cartalistas.

El dinero es una convención social, una institución social y un bien público. Y la diferencia que algunos pretenden, entre el Banco Central y el Tesoro o Ministerio de Economía, Hacienda o Finanzas, es solo aparente, ya que ambos son Estado, por lo que un pago, ingreso o deuda de cualquiera de esos organismos es, en realidad, responsabilidad del Estado.
 

¿Que es la política fiscal?

En la economía clásica, se trata de la aplicación de medidas adoptadas por los gobiernos con la finalidad de influir en los niveles de precios, producción, inversión y empleo, mediante modificación de los impuestos y del gasto.

Para los cartalistas la creación del dinero es monopolio del Estado y mediante los impuestos consigue su aceptación general, ya que sin dinero no se pueden pagar los impuestos. Es decir, la recaudación de los impuestos es la que confiere valor al dinero.

¿Que es la política monetaria?

Para la economía clásica se trata de un conjunto de técnicas utilizadas por los gobiernos, generalmente a través del banco central, para el control de la economía, mediante el ajuste de la oferta de dinero y del tipo de interés. Mientras que para los cartalistas se trata de la gestión del dinero y de su precio (es el tipo de interés). 

     ¿Como crea una moneda soberana espacio a las políticas públicas?

Para los cartalistas es importante mantener la soberanía monetaria, y controlar la moneda en la que se valoran las deudas de los Estados, para dar espacio a las políticas públicas y mejorar la economía nacional. 

AHORA ANALIZAREMOS ALGUNAS FRASES QUE SE SUELEN OIR CUANDO SE HABLA DE LA CRISIS

 

PRIMERA: 

El sector público está sujeto a las mismas restricciones presupuestarias que una familia o empresa: “tanto entra tanto gastas”.


Esta frase solo es cierta cuando el Estado no tiene soberanía monetaria, es decir, cuando no controla su propia moneda, en otro caso es falso. 

El Estado soberano siempre puede pagar las deudas, intereses y gastos que considere necesario creando moneda. El Estado soberano no tiene el riesgo de insolvencia, aunque si existe riesgo de inflación dependiendo de la situación de uso de los recursos reales de la economía.


SEGUNDA: 

La función de los impuestos es proveer fondos para el gasto del sector público. Si el estado no ingresa no puede gastar.


Como el Estado soberano crea la moneda con un simple ejercicio de voluntad contable, y es necesario que gaste para inyectar dinero en la economía, la función de los impuestos es:

  1. Crear demanda de moneda al ser esta la única que libera a los contribuyentes de las obligaciones tributarias.
  2. Elimina moneda creada de la economía sirviendo para controlar los precios y la demanda.
  3. Redistribuir la renta.

Por tanto la frase es una falacia.

TERCERA: 

Los déficits públicos son malos y los superávit públicos son buenos . 

¿QUÉ ES EL DÉFICIT PÚBLICO? 

El Déficit Público (G>T) se produce cuando los gastos (G) del Estado son mayores que sus ingresos (T). 

¿QUÉ ES EL SUPERÁVIT PÚBLICO? 

El Superávit Público (G<T) se produce cuando los gastos (G) del Estado son menores que sus ingresos (T). 

Por lo tanto, los resultados presupuestarios no son buenos ni malos per sé, lo importante es el efecto que tienen sobre la economía

El superávit público se corresponde con el endeudamiento del sector privado, y por el contrario el déficit público se corresponde con el aumento del ahorro del sector privado; es decir: 

Cuando el Estado tiene superávit, a su vez, no puede tenerlo el sector privado.

Antes de continuar hemos de tener claro que es la renta nacional y la riqueza. La renta nacional es el valor monetario del conjunto de los bienes y servicios producidos en un país durante un año, mientras que la riqueza nacional es el valor monetario del conjunto de bienes poseídos por los integrantes de ese mismo país en un momento dado.

El déficit público añade riqueza financiera al sector no gubernamental (sector privado y exterior), e incrementa la renta al incrementar la demanda, mientras que el superávit público reduce tanto la riqueza financiera no gubernamental como la renta nacional. Es decir:
G - T = S - I – (X-M).

Déficit Público = Ahorro Privado Neto – Exportaciones Netas

Donde G es el gasto público, T es el ingreso público, S es el ahorro privado, I es a inversión privada, X representa las exportaciones y M representa a las importaciones.

Para simplificar, supongamos que las exportaciones (X) y las importaciones (M) son iguales, entonces el término de la ecuación anterior (X-M) es cero.
G - T = S - I 
 

En este caso, a mayor déficit público mayor ahorro del sector privado. Lo que significa que el sector privado es más rico, ya que el Estado le debe dinero (deuda pública). Sin embargo un superávit público se produce a costa de los ahorros y de la riqueza del sector privado. Por tanto, si el Estado tiene superávit es que está recaudando más impuestos de lo que necesita para gastar.

CUARTA: 
Al conseguir superávit presupuestario el Estado reduce la presión sobre el tipo de interés porque hay más ahorros para la inversión privada; es decir, hay un efecto expulsión de la inversión privada por el gasto público, luego reducir el gasto público hará espacio a la inversión privada. 

Esto es una falacia. Veamos porqué. 

El superávit público reduce la demanda interna al reducir la renta nacional, y dado que el ahorro depende de la renta nacional el superávit público no permite que estos aumenten.

Por el contrario el déficit público incrementa el ahorro disponible al incrementar la demanda y la renta. Es decir, el déficit público permite destinar recursos al ahorro y a la inversión.

Además, si tenemos en cuenta que los bancos crean depósitos cuando otorgan créditos o préstamos; es decir, no están restringidos por las reservas ni por los ahorros de sus depositantes, el superávit público reduce la cantidad de dinero de alta potencia en la economía y no proporciona nada que pueda gastar el sector privado (no incrementa el ahorro disponible para invertir). Por tanto, el superávit presupuestario drena los ahorros privados y en consecuencia, los depósitos bancarios y las reservas de los bancos centrales, lo que provoca que el tipo de interés a corto plazo aumente, ya que las entidades bancarias deberán asegurarse el nivel previo de reservas y competir por captar depósitos.

El déficit público, por el contrario, al aumentar las reservas impulsa a la baja el tipo de interés, y la política monetaria puede dirigirse a:
  1. la venta de bonos (al disminuir las reservas se mantiene el tipo de interés).
  2. bajar el tipo a 0.
  3. una política de retribución de reservas excesivas igual al tipo de interés objetivo. Esto hará que los bancos no se quieran desprender de ellas, y aquéllos que no tengan suficientes podrán recurrir al Banco Central como prestamista de último recurso (no se necesitará emitir deuda).

QUINTA: 

Los deficits públicos persistentes suponen una carga para las generaciones futuras de mayor inflación y mayores impuestos. El tener superávit público asegurará la sostenibilidad del nivel de vida de los no productivos en el futuro : "Hay que llenar la hucha"


Si un gobierno con soberanía monetaria crea la moneda cuando gasta, no necesita de ahorro previo ni captar ahorro de nadie para continuar gastando (ni oro en sus arcas, ni préstamos por parte de nadie salvo de si mismo), y en situaciones de desempleo y exceso de capacidad industrial instalada no habrá presión sobre los precios al alza. 

En este caso, el déficit público no crearía inflación; solo cuando la demanda sea superior a la oferta real nos encontraremos en situación inflacionaria. La inflación, por tanto, no es un fenómeno estrictamente monetario, sino real.

El hecho de tener impuestos altos o bajos es una decisión que corresponde al presente. Ningún déficit público del pasado puede ser pagado por las generaciones futuras, puesto que éstas reciben en contrapartida la riqueza financiera neta añadida por los déficit públicos, así como la riquezas reales que se hayan generado sobre la renta nacional (infraestructuras , educación, salud, etc.). 

El gobierno con soberanía monetaria siempre puede pagar la deuda y los intereses de la misma en la moneda que controla, y lo hace mediante abono en las cuentas bancarias de los tenedores de la deuda en ese momento, pero no son necesarios los impuestos para financiar el pago de esa deuda, ni tampoco son necesarios para el pago de gasto alguno, por tanto, no son estas las razones para incrementar los impuestos.

El Estado puede necesitar subir los impuestos, o recortar gastos, para controlar la demanda cuando ésta sea excesiva y evitar la inflación. Y hemos de tener en cuenta que la única restricción que existe sobre el gasto público es la disponibilidad real de bienes y servicios producidos, por lo tanto, el problema no será de carácter financiero, sino real, y ninguna acumulación previa de riqueza financiera solucionará el problema. 

El problema no esta en pagar a quien produzca en el futuro sino en que estos productores puedan ofertar lo suficiente y esto sólo depende de la productividad que tengan. Es decir, lo que asegurará el Estado de Bienestar será que no se desperdicien recursos reales manteniéndolos inactivos, ya sea acumulando polvo y oxidándose (capital físico), o desmoralizándose y anquilosándose en una cola del paro (trabajadores). Por lo tanto, el gobierno deberá asegurar que hasta el último de esos recursos sea utilizado ahora si el sector privado no los emplea. 

SEXTA: 
Si el gasto público es superior a los ingresos hay que pedir prestado y aceptar lo que nos pidan por ese préstamo: estamos en manos de los "vigilantes de los bonos". 

En un Estado con soberanía monetaria el Banco Central puede situar el tipo de interés objetivo en el nivel que considera adecuado, pero no puede controlar la oferta monetaria, pues ésta se determina endógenamente (casi cualquiera puede crear dinero que no sea de alta potencia). Por lo tanto, el control de la política monetaria se ejerce a través del precio del dinero y no sobre las cantidades en circulación de éste. 

Veamos que pasa con los mercados financieros: los bancos podrán aceptar el tipo de interés impuesto o, en su caso, no comprarán deuda; de esta manera los bancos tendrán mayores niveles de reservas sin remunerar, pero su aumento no afectará al tipo de interés objetivo y no será necesario emitir deuda para mantenerlo.

NOTA: Hay que tener en cuenta que ni España ni ningún país de la Unión Monetaria Europea tienen soberanía monetaria, como consecuencia de la existencia de una moneda única que opera en la práctica como una moneda extranjera para cada Estado miembro, con un banco emisor fuera de su control.

Sandra Soutto .
Economista.


ATTAC Castelló no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.