2 d’agost de 2013



ATTAC es un movimiento internacional de ciudadanas y ciudadanos para el control democrático de los mercados financieros y sus instituciones.

Es parte del movimiento para la justicia mundial. ATTAC se opone a la globalización neoliberal y promueve las alternativas sociales, ecológicas y democráticas. Trabajamos para conseguir la regulación de los mercados financieros, la supresión de los paraísos fiscales, la introducción de los impuestos sobre las transacciones financieras, la redistribución de las riquezas, la auditoría de la deuda, por normas comerciales equitativas y limitaciones al libre-cambio y a los flujos financieros desregulados.





Un poco de historia
ATTAC significa “Asociación por la Tributación de las Transacciones Financieras y por la Acción Ciudadana”. Nació en Francia en 1998 y ahora existe en más de 30 países (www.attac.org). Un centenar de organizaciones conforman la red de ATTAC en diferentes países: sindicatos, grupos ecologistas, movimientos de base… Durante los últimos 15 años, ATTAC ha participado en las movilizaciones altermundistas más importantes: contra la OMC en Seattle en 1995, en las contra cumbres del G8 y del G20, contra la guerra de Iraq, por la justicia climática… Es una de las organizaciones que inicio el primer Foro Social Mundial, en 2001 en Porto Alegre (Brasil).

Una red por otro mundo 
Para ATTAC, la dominación de los mercados financieros sobre la sociedad es el mayor obstáculo en la transformación hacia otro mundo que debería ser social, ecológico, democrático, pacifico y basado en la solidaridad. ATTAC combate la extensión de la mercantilización en cualquiera de sus formas: la privatización de los servicios públicos, el desarrollo de planes de pensiones, la privatización de la Seguridad Social o la financiarización de la naturaleza y otros recursos naturales.

¿Qué quiere ATTAC?

  • Desarmar los mercados financieros basados en el capitalismo. La globalización neoliberal facilita la deslocalización de los empleos, refuerza la competencia entre las personas trabajadoras y las precariza. Hay muchas alternativas al enfoque de la austeridad neoliberal, tales como la introducción de un impuesto sobre las transacciones financieras, la regulación de los mercados financieros y una redistribución equitativa de las riquezas a favor de la justicia social.
  • Responder al cambio climático. Quienes participamos en ATTAC estamos convencidas de que la preservación del planeta no puede alcanzarse mediante el progreso tecnológico y la comercialización de los recursos naturales, sino que ésta requiere una redefinición radical del desarrollo económico basado en los bienes comunes.
  • Repensar la democracia. La OMC, el FMI, el Banco Mundial y la Unión Europea deciden las reglas de la economía mundial fuera de todo debate democrático. La mayoría de los acuerdos internacionales sobre el comercio y las regulaciones financieras se desarrollan de espaldas a los pueblos. La comercialización de todas las esferas de la sociedad reduce a las personas a simples agentes de consumo en lugar de ciudadanas y ciudadanos. Uno de los objetivos de ATTAC es articular una democracia en la que sea imprescindible la participación de la ciudadanía.


¡Que nada que nos afecte se pueda hacer sin nuestra participación!

¡OTRO MUNDO ES POSIBLE!